REGNUM MARIAE

REGNUM MARIAE
COR JESU ADVENIAT REGNUM TUUM, ADVENIAT PER MARIAM! "La Inmaculada debe conquistar el mundo entero y cada individuo, así podrá llevar todo de nuevo a Dios. Es por esto que es tan importante reconocerla por quien Ella es y someternos por completo a Ella y a su reinado, el cual es todo bondad. Tenemos que ganar el universo y cada individuo ahora y en el futuro, hasta el fin de los tiempos, para la Inmaculada y a través de Ella para el Sagrado Corazón de Jesús. Por eso nuestro ideal debe ser: influenciar todo nuestro alrededor para ganar almas para la Inmaculada, para que Ella reine en todos los corazones que viven y los que vivirán en el futuro. Para esta misión debemos consagrarnos a la Inmaculada sin límites ni reservas." (San Maximiliano María Kolbe)

domingo, 12 de febrero de 2017

NUESTRA SEÑORA DE LOURDES

El 11 de febrero de 1858, la Virgen María se aparecía a la niña Bernardita Soubirous. A partir de ese día las apariciones fueron dieciocho veces en total, en la gruta de Massabielle, en Lourdes. Como queriendo indicar que el cielo ratificaba lo que había hecho en la tierra el Vicario de Jesucristo el 8 de diciembre de 1854.
 El Papa Beato Pío IX había definido el dogma de la Inmaculada Concepción de la Virgen María. La definición del dogma fue ridiculizada por una parte importante de intelectuales, sobre todo  franceses, que siguiendo muchas de las ideas de la Ilustración y de la Revolución francesa profesaban el agnosticismo, el naturalismo e incluso el ateísmo. Con dichas ideas negaban la Revelación de Dios a lo largo de los siglos y su plenitud por medio de  su Hijo Jesucristo.Negaban  la inspiración divina de las Sagradas Escrituras, la institución divina de la Iglesia y sus dogmas, entre los cuales el pecado original, y por lo tanto la necesidad del bautismo, la necesidad de la gracia de Dios para alcanzar la salvación eterna y los principios morales que se desprenden de las enseñanzas de Cristo, consignadas  en los santos evangelios.
En la humilde gruta de Massabielle la Virgen Santísima viene a recordar las verdades fundamentales de la fe católica que están siendo negadas y atacadas por los enemigos de Dios y abandonadas por muchos de los bautizados. Al igual que su Hijo Jesucristo, también la Virgen María a través de la persona humilde de Bernardita Soubirous, su confidente, manifiesta que el Evangelio es y será siempre Buena Noticia para los pobres y humildes de corazón.
María es portadora de la Luz. La única Luz que puede iluminar el mundo: la luz de la fe cristiana. Sólo esta es la luz verdadera,  y María viene a Lourdes para confirmar a los creyentes en la fe católica y urgirlos para que sean  luz para los demás, en medio de las tinieblas de la impiedad y la increencia  que se abaten sobre el mundo contemporáneo.
Desde la cátedra instalada por la Señora en la gruta de Massabielle, Ella enseña sobre la necesidad y el valor de la oración: aparece con el rosario entre sus manos, acompaña a Bernardita en la recitación del santo rosario y pide que se rece por los pecadores.
María hace un llamamiento a los creyentes para que no olviden la necesidad ineludible de hacer penitencia; esto es, negarse uno  a sí mismo, rechazar los errores que se espaden por doquier, apartarse del egoísmo y de  toda clase de mal.
Lourdes es una llamada urgente a vivir en profundidad el espíritu de comunión que se concreta en el celo por la salvación de todas las almas: rezar y mortificarse por la conversión de los pecadores.
La celestial Señora hace brotar el agua de entre las rocas de la gruta, para recordarnos la necesidad imperiosa de purificarnos de nuestros pecados y manifestar que sólo Cristo es el único que puede saciar la sed de felicidad y de plenitud que ansía el corazón humano.
En estos dolorosos y tristes tiempos en los que asistimos perplejos a la apostasía de las naciones y a la defección de la fe en el seno mismo de la Iglesia el mensaje de María Inmaculada en Lourdes conserva plena actualidad.
Manuel María de Jesús. F. F.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada