REGNUM MARIAE

REGNUM MARIAE
COR JESU ADVENIAT REGNUM TUUM, ADVENIAT PER MARIAM! "La Inmaculada debe conquistar el mundo entero y cada individuo, así podrá llevar todo de nuevo a Dios. Es por esto que es tan importante reconocerla por quien Ella es y someternos por completo a Ella y a su reinado, el cual es todo bondad. Tenemos que ganar el universo y cada individuo ahora y en el futuro, hasta el fin de los tiempos, para la Inmaculada y a través de Ella para el Sagrado Corazón de Jesús. Por eso nuestro ideal debe ser: influenciar todo nuestro alrededor para ganar almas para la Inmaculada, para que Ella reine en todos los corazones que viven y los que vivirán en el futuro. Para esta misión debemos consagrarnos a la Inmaculada sin límites ni reservas." (San Maximiliano María Kolbe)

miércoles, 12 de junio de 2024

ORACIÓN A NUESTRA SEÑORA REINA DE PALESTINA

 Oración compuesta por Monseñor Luigi Barlassina, Patriarca de Jerusalén de los Latinos, con motivo de la consagración de la diócesis de Jerusalén a la Santísima Virgen que tuvo lugar el 15 de julio de 1920.

En 1933, la Sagrada Congregación  de Ritos aprobó el título de María Reina de Palestina. 


Oh María Inmaculada, Reina misericordiosa del Cielo y de la tierra, aquí estamos postrados ante Tu excelso trono,
llenos de confianza en Tu bondad y Tu poder ilimitado.
Te rogamos que dirijas una mirada compasiva a Palestina,
que más que cualquier otra región te pertenece,
ya que la has agraciado con tu nacimiento,
con tus virtudes, con tus dolores,
y desde ella has dado al mundo el Redentor.
Recuerda que precisamente aquí fuiste constituida como
nuestra tierna Madre y dispensadora de gracias;
Velad, por tanto, con especial protección por vuestra patria terrena,
disipad de ella las tinieblas del error,
ya que allí brilló el Sol de la Justicia eterna,
y asegurad que pronto se cumpla la promesa de labios de vuestro divino Hijo de formar un solo redil bajo un solo Pastor.
Consigue además que todos nosotros sirvamos al Señor en santidad y justicia todos los días de nuestra vida, para que por los méritos de Jesús y con tu maternal ayuda, podamos finalmente pasar de esta Jerusalén terrenal a los esplendores de la celestial.
Que así sea.

martes, 4 de junio de 2024

ADORO TE DEVOTE

 

Este hermoso poema fue compuesto por santo Tomás de Aquino en el siglo XIII a petición del Papa Urbano IV para la solemnidad del Corpus Christi.

Adoro te devote, latens Deitas,
Quae sub his figuris vere latitas:
Tibi se cor meum totum subiicit,
Quia te contemplans totum deficit.

Te adoro con devoción, Dios escondido, 
que estás aquí verdaderamente, oculto bajo estas apariencias.
A Ti se somete mi corazón por completo, 
pues al contemplarte cae rendido totalmente
.

El católico que verdaderamente es adorador de Nuestro Señor Jesucristo escondido en la Divina Eucaristía gusta de vivir escondido a los ojos del mundo. No hace alarde de su categoría, sino que sabe situarse en su pequeñez ante Dios y nunca por encima de los demás.

El católico que es verdadero adorador de Dios no busca cargos ni encomiendas para ser visto ni aplaudido. Sólo busca contentar a su Dios y pasar oculto a los ojos de los demás.

¡Este es el Misterio de la Eucaristía! ¡Dios escondido tras los velos del pan y del vino tan sólo para ser visto por las almas que tienen Fe y Amor!

¡Este es el misterio en el que viven inmersas las almas que tienen fe! Buscan tan sólo servir a Dios y en lo posible hacerlo sin ser vistos ni notados!

In cruce latebat sola Deitas,
At hic latet simul et humanitas;
Ambo tamen credens atque confitens,
Peto quod petivit latro paenitens.

En la Cruz se escondía sólo la Divinidad, 
pero aquí se esconde también la Humanidad.
Sin embargo, creyendo y confesando ambas cosas,
pido lo que pidió el ladrón arrepentido.

El alma eucarística aprende del Señor la Sabiduría de la Cruz.

Aprende del Señor a abrazarse a la cruz de cada día y lo hace con la confianza de que Dios nunca abandona a los suyos. Y lo hace abandonándose en los brazos de Dios en unión con Cristo crucificado y con la Madre oferente al pie de la cruz.

Los cristianos cabales no se escandalizan de la cruz ni profieren maldiciones desde las cruces que la vida les depara. Antes bien, saben que hemos sido redimidos por la Cruz de Cristo y si sufrimos con Él, abrazando la cruz de cada día, también reinaremos con Él por toda la eternidad.

La Divina Eucaristía es la prolongación en la historia de la cruz de Cristo elevada en el Monte Calvario en la tarde del Viernes Santo.

¡Cristo Jesús, que se humilla voluntariamente en la Eucaristía! ¡Cristo Jesús que renueva y perpetúa su Sacrificio redentor en los altares católicos por las manos y el ministerio de sus Sacerdotes!

¡Cristo Jesús que desde nuestros tabernáculos espera y ansía almas que se unan a Él en el ofrecimiento de sus trabajos y penalidades, en el ofrecimiento de su propia vida!

Adoremus in aeternum sanctissimun Sacramentum!

P. Manuel María de Jesús

miércoles, 29 de mayo de 2024

BEATO SEMINARISTA ROLANDO RIVI, MÁRTIR DE LA FE Y DEFENSOR DE LA SOTANA

 

El 29 de mayo conmemoramos al Beato Rolando Rivi, un seminarista mártir asesinado por partisanos comunistas en 1945, cuando sólo tenía 14 años.

Nacido el 7 de enero de 1931, hijo de Roberto Rivi y Albertina Canovi, agricultores, en San Valentino, provincia de Reggio Emilia, Rolando tuvo desde pequeño un amor sincero al Señor, gracias a sus padres, que le transmitieron el don de la fe. Inteligente y vivaz, el pequeño Rolando lleva una vida santa y alegre desde niño en los juegos, en el estudio y en la ayuda a sus seres queridos, mostrando ya las virtudes que distinguirán toda su vida.

La oración y la meditación que acompañaron sus días lo hicieron cada vez más fuerte de espíritu, preparándolo día tras día para afrontar el martirio de manera santa y heroica.

Rolando está muy apegado a su parroquia de San Valentino y su párroco, don Olinto Marzocchini, es para él una figura de gran importancia por su riquísima vida interior. Gracias al ejemplo virtuoso de don Olinto, crece en él el deseo de ser sacerdote y misionero. Pero el Señor lo llama a otra cosa.

A los once años sintió en su corazón el llamado a convertirse en un humilde servidor del Señor.

“Ven y sígueme”. Rolando no tarda en responder. En 1942 ingresó en el seminario de Marola, en el municipio de Carpineti (Reggio Emilia), vistiendo la sotana, vestimenta que tanto amaba porque marcaba su plena pertenencia a Jesús.

“Ahora también yo quiero ser soldado y defensor de Jesús, amarlo, honrarlo con mi vida”. A estas palabras pronunciadas al ingresar al seminario, Rolando fue plenamente fiel. Se convirtió en un verdadero soldado de Cristo, dispuesto a morir por Él, a honrarlo con su vida, sin pensar jamás en negarlo en lo más mínimo.

El amor que Rolando tiene por Dios se demuestra en su totalidad cuando se le presenta la prueba más grande.

Comienza la lucha partidista que también apunta a eliminar a los sacerdotes y seminaristas.

Durante el verano de 1944, el seminario de Marola fue ocupado por soldados alemanes que ahuyentaron a los seminaristas y sacerdotes. Rolando regresa a casa y continúa sus estudios como seminarista, bajo la dirección del párroco. Su presencia en el día de San Valentín de aquella época fue un gran testimonio para la población local, por su gran fe y caridad.

Rolando nunca deja su sotana, signo de su pertenencia a Jesús, aunque esto representa un riesgo y sus padres, preocupados por el odio de los partidarios comunistas hacia los sacerdotes, le aconsejan que lo oculte. Pero él afirma con firmeza y amor: “No tengo miedo. No puedo esconderme, soy del Señor."

Un grupo de partidarios comunistas de la zona, al verlo tan valiente y fiel a Dios, lo atacaron; y un día, mientras iba a estudiar a un prado cercano a su casa, le tendieron una emboscada y lo capturaron. Sólo dejan a sus padres una nota que dice: "No lo busquen: viene con nosotros los partisanos".

Apresado y hecho prisionero en Piane di Monchio, en el municipio de Palagano, en los Apeninos de Módena, el joven seminarista estuvo encerrado en una granja durante tres días, sometido constantemente a palizas y torturas, que soportó y acompañó con su incesante oración. Los verdugos le piden que niegue a Jesús, pero él responde con decisión: "Yo pertenezco a Jesús", y se abandona sólo a Él con confianza.

El 13 de abril, día de su martirio, después de haber sido despojado por la fuerza de su sotana, fue arrastrado a un bosque. Rolando sabe a lo que se enfrenta, pero abre sus brazos al tormento por amor al Señor a quien quiere servir sin miedo hasta el final.

Después de haber sido expuesto a humillaciones, torturas, insultos y palizas, los verdugos le obligan a cavar su propia tumba. Luego, habiéndolo hecho arrodillarse en el borde, sin piedad le disparan dos veces con un revólver, uno en el corazón y otro en la frente. Hacen de su amada sotana, símbolo de su fidelidad a Cristo, una pelota para patear.

El último grito de Rolando, precedido de oraciones por sus queridos padres destrozados por el dolor de la certeza de haberlo perdido, fue un grito de amor: "Yo soy de Jesús".

Era el 13 de abril de 1945, alrededor de las tres de la tarde, hora en que Jesús murió en la cruz. El pequeño pero gran mártir murió en Sus brazos y en los de la Virgen María, quienes lo esperaban para acompañarlo en la gloria que corresponde a los mártires.

Tenía sólo 14 años, pero su valentía y fidelidad lo convirtieron en el gran santo y mártir que hoy veneramos y rezamos. El 5 de octubre de 2013 Rolando fue declarado "Beato" por la Iglesia. Como el grano de trigo que cayó al suelo y murió, su vida produjo mucho fruto.

Con su ejemplo y su martirio, Rolando acercó muchas almas a Dios, enseñándonos a perdonar con un corazón sincero y a estar dispuestos a dar la vida por Él, en lugar de ofenderlo y negarlo.

Como soldados buenos y fieles que nunca abandonan a su Líder, luchando a muerte para continuar la batalla, así debemos ser siempre fieles a Dios y luchar por Él, para anunciar la verdad y la verdadera y única Fe, la que es en Cristo Jesús.

La vida de Rolando y su valentía son un gran ejemplo para todos, en particular para los jóvenes, seminaristas y sacerdotes que ofrecen toda su vida a Dios y que nunca deben tener miedo de dar testimonio de su pertenencia a Jesús.

Que el Beato Rolando Rivi sea nuestro guía en nuestras vidas e interceda por nosotros ante Dios.

 

Lugar del bosque donde fue martirizado el Beato Rolando

ORACIÓN

 

Oh Dios, Padre misericordioso,

que eliges a los pequeños para confundir a los poderosos del mundo,

Te agradezco que nos hayas dado, en el seminarista Rolando Rivi,

un testimonio de amor total a Tu Hijo Jesús y a su Iglesia,

hasta el sacrificio de su vida.

Iluminados por este ejemplo y por intercesión de Rolando,

Te pido que me des la fuerza para ser siempre

signo vivo de tu amor en el mundo

y te ruego que me concedas la gracia…………

que deseo ardientemente. Que así sea.

miércoles, 22 de mayo de 2024

HOMILÍA DEL CARDENAL MÜLLER EN CHARTRES

 


¡Queridos hermanos y hermanas en la fe en Jesucristo, el Hijo de Dios!
Para ver a Dios, debemos seguir a Cristo a lo largo del camino de nuestras vidas, hasta nuestro destino en el hogar eterno. Jesús no es un profeta cualquiera, un creador de sentido o un productor de valores, sino la Palabra de Dios hecha carne. Sólo Él podía decir a sus discípulos: «El que me ve a mí, ve al Padre» (Jn 14,9).

La maravillosa consecuencia de la encarnación del Verbo de Dios en la naturaleza humana y en la historia de la vida de Jesús es que podemos reconocer la gloria de Dios en el rostro humano de Jesús. El Logos, o Verbo y Razón de Dios, es la luz que ilumina a toda persona. Jesucristo nos conduce con seguridad al sentido y la finalidad de nuestra vida, cuando veremos a Dios cara a cara.

Y la procesión litúrgica de tantos miles de jóvenes (y no tan jóvenes) cristianos desde París hasta esta magnífica catedral de Chartres representa simbólicamente la peregrinación de la Iglesia a la Jerusalén celestial.

En la Sagrada Eucaristía, que ahora celebramos juntos, la Iglesia anticipa sacramentalmente el banquete nupcial celestial de todos los redimidos con el Cordero de Dios, que se ofreció históricamente y «de una vez por todas» (Hb 9, 12) en el altar de la cruz por nuestra salvación.

Las dificultades físicas superadas durante nuestra peregrinación, y las tentaciones del alma y las dudas del corazón vencidas, profundizan y fortalecen la esperanza de los creyentes de que están en el camino correcto hacia el Reino de Dios, en el que su justicia, bondad y amor constituyen la base del nuevo orden del mundo. Los Padres del Concilio Vaticano II, refiriéndose a la gran teología de la historia de San Agustín en su obra La Ciudad de Dios, describen así la peregrinación de la Iglesia hacia el Dios Trino:

«La Iglesia avanza en su peregrinación a través de las persecuciones del mundo y los consuelos de Dios, anunciando la cruz y la muerte del Señor, hasta que Él venga. La virtud del Resucitado es su fuerza, que le permite superar con paciencia y caridad las aflicciones y dificultades que le vienen tanto de fuera como de dentro, y revelar fielmente en medio del mundo el misterio del Señor, todavía envuelto en sombras, hasta el día en que, por fin, estalle a plena luz». (Lumen Gentium 8).

Así, por un lado de nuestra peregrinación terrestre, están las persecuciones de las que ha sido víctima la Iglesia, como ante su mismo jefe y maestro. Desde los comienzos del cristianismo en la Galia romana, muchos cristianos de Lyon y de Vienne fueron sometidos a todo el arsenal de la hostilidad a la fe católica, desde la calumnia pública hasta la ejecución más cruel, a manos de las masas enardecidas del pueblo y de las autoridades del Estado. El mero hecho de confesar a Cristo les exponía a la muerte.

Aún hoy, los cristianos son la comunidad religiosa más perseguida de la historia de la humanidad. La descristianización de Europa es el programa actual de quienes quieren robarle el alma y convertirla en víctima de su ateísmo posthumanista.

Pero según la interpretación cristiana, la historia no es un campo de batalla de luchas por el poder, la riqueza y el disfrute egoísta de la vida. Eusebio de Cesarea, en el Libro V de su Historia de la Iglesia, donde habla del martirio de los cristianos en Lyon en tiempos del emperador Marco Aurelio, dice por el contrario que ve la historia de la Ciudad de Dios como una lucha pacífica por la paz del alma y la salvación de todos. Los héroes del cristianismo no son, como en la historia secular, emperadores y generales, sino luchadores por la verdad y la fe. Los cristianos no luchan contra otras personas, sino contra el mal en sus propios corazones y en el mundo. Luchan por la paz mundial y la justicia social.

Un brillante ejemplo de ello es el sacerdote Franz Stock, cuyos restos descansan aquí en Chartres, en la iglesia de Saint-Jean-Baptiste, y que fue un gran pacificador, en particular entre Alemania y Francia tras las dos devastadoras guerras mundiales. Reunió a seminaristas alemanes entre los prisioneros de guerra para estudiar teología. Y fue rector del famoso «Séminaire des barbelés de Chartres», del que salieron 600 sacerdotes y obispos.

En resumen: el principio de toda ética es la dignidad de todo ser humano como persona creada por Dios y destinada a la vida eterna.
Y luego, al otro lado de nuestra peregrinación hacia Dios, están los consuelos de Dios. Con su ayuda, avanzamos con valentía y miramos hacia arriba con esperanza, a pesar de todos los desafíos externos y de la tentación de la resignación y del exilio interior del alma.

«No temáis, yo he vencido al mundo». (Juan 16, 33). El Señor crucificado y resucitado lo repite cada día a sus discípulos, que salen a su encuentro en el camino de su vida personal, en comunión con toda la Iglesia peregrina. Quienes viven convencidos de que Dios los eligió desde toda la eternidad, los redimió en Jesucristo y los destinó a la felicidad y la paz eternas, son inmunes a la propaganda y al opio de las religiones políticas sustitutivas. La autodestrucción mediante el suicidio y la eutanasia, las drogas y el alcohol, o el rechazo de nuestra sexualidad masculina o femenina, no son opciones para los cristianos. Y defendemos sin miedo el derecho a la vida de todo ser humano, desde la concepción hasta la muerte natural, su dignidad inviolable y la libertad civil, ética y religiosa de toda persona.

El bienestar temporal y la salvación eterna proceden de Dios, que con su gracia nos ha salvado del poder destructor del mal. Dios nos ha llamado en el Espíritu Santo y nos ha capacitado para cooperar en la construcción del reino de justicia, amor y paz.

El verdadero consuelo, el que nos sostiene en la vida y en la muerte, es el conocimiento de la verdad de la relación entre Dios y el hombre: «Tanto amó Dios al mundo que le dio a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna». (Jn 3,16).

A menudo se considera a la Iglesia de Cristo como un pequeño rebaño, una minoría perseguida y no reconocida. Pero en realidad, en Jesucristo, es la sal de la tierra, la luz del mundo, la vanguardia de toda la humanidad en camino hacia su meta.

La única y verdadera meta de la historia es «un cielo nuevo y una tierra nueva: la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que desciende del cielo, preparada como una esposa ataviada para su marido». (Ap 21:2)

«El trono de Dios y del Cordero será erigido en la ciudad, y los siervos de Dios lo adorarán; verán su rostro, y su nombre estará en sus frentes. Verán su rostro, y su nombre estará en sus frentes. Ya no habrá noche; no necesitarán lámpara ni sol que los alumbre, porque el Señor Dios derramará su luz sobre ellos, y reinarán por los siglos de los siglos. Amén. (Ap 22,2).

¡Christus vincit! ¡Christus regnat! ¡Christus imperat in saecula!

 




MISA DE CLAUSURA DE LA PEREGRINACIÓN DE CHARTRES 2024

sábado, 18 de mayo de 2024

NUESTRA SEÑORA DE LA CRISTIANDAD. "EJÉRCITO DE MARÍA"

 


Más de 15.000 peregrinos que participan cada año en lo que, sin duda, es el acontecimiento más numeroso e importante de fieles ligados a la Santa  Misa Tradicional en el mundo.
Junto con los miles y miles de fieles, caminan cientos de sacerdotes, seminaristas, religiosos y religiosas. Todos ellos con sus sotanas, sus hábitos y sus tocas correspondientes. Es maravilloso ver a lo largo del camino a los sacerdotes escuchando las confesiones de los peregrinos y a los seminaristas y religiosos formando a los peregrinos
¡ES EL PRESENTE DE LA TRADICIÓN CATÓLICA! ¡ES SEMILLA DE LA CRISTIANDAD PARA EL PROGRESO DEL REINADO DE LOS SAGRADOS CORAZONES DE JESÚS Y DE MARÍA!

COMIENZA LA PEREGRINACIÓN PARÍS-CHARTRES

 





Esta mañana con la Santa Misa del "Envío" ha dado comienzo la Peregrinación París- Chartres. Cada Pentecostés, desde hace 40 años, tiene lugar una peregrinación de fieles unidos a la Misa de siempre y a la doctrina Tradicional. Los peregrinos salen de la Catedral de París y llegan a la Catedral de Chartres. Se trata de más de cien kilómetros en tres días de marcha. Esta peregrinación cuenta cada año con más de diez mil peregrinos llegados de muchos países del mundo.   
En las redes sociales puedes seguir el hashtag oficial #NDC2024

miércoles, 24 de abril de 2024

ORACIÓN DEL SACERDOTE

 


“Oh, amado Jesús,

ayúdame a permanecer fiel a Tu Santísima Palabra en todo momento.

Dame las fuerzas para defender la Verdad de Tu Iglesia ante la adversidad.

Cólmame con la Gracia para administrar los Santos Sacramentos

de la manera que Tú nos enseñaste.

Ayúdame a alimentar a Tu Iglesia con el Pan de Vida,

y a permanecer fiel a Ti, aún cuando se me prohíba hacerlo.

Líbérame de la cadena de engaños que se me pudieran presentar,

para que pueda proclamar la Verdadera Palabra de Dios.

Cubre a todos Tus siervos consagrados en este tiempo,

con Tu Preciosa Sangre, para que permanezcamos valerosos, fieles y firmes en

 nuestra lealtad a Ti, nuestro amado Salvador Jesucristo.

Amén.”

CAMPAÑA INTERNACIONAL POR LA PLENA LIBERTAD DE LA LITURGIA TRADICIONAL



Lutetiae parisiorum, die XXI mensis aprilis, dominica III post Pascha.

 

Ser católico en 2024 no es fácil. La descristianización masiva continúa en Occidente hasta tal punto que el catolicismo parece estar desapareciendo de la escena pública. En otros lugares, el número de cristianos perseguidos por su fe sigue creciendo. Además, la Iglesia parece sumida en una crisis interna, que se refleja en una disminución de la práctica religiosa, un descenso de las vocaciones sacerdotales y religiosas, una menor práctica sacramental e incluso disensiones entre sacerdotes, obispos y cardenales impensables en el pasado. Sin embargo, entre los elementos que pueden contribuir al renacimiento interno de la Iglesia y a la reanudación de su desarrollo misionero, está en primer lugar la celebración digna y santa de su liturgia, para lo que el ejemplo y la presencia de la liturgia romana tradicional pueden ser una poderosa ayuda.

    A pesar de todos los intentos que se han hecho para acabar con ella, especialmente durante el actual pontificado, sigue viviendo, difundiéndose, santificando al pueblo cristiano que tiene acceso a ella. Produce frutos evidentes de piedad, vocaciones y conversiones. Atrae a los jóvenes, es la fuente del florecimiento de muchas obras, sobre todo en las escuelas, y va acompañada de una sólida enseñanza catequética. Nadie puede negar que es un vehículo para preservar y transmitir la doctrina católica y la práctica religiosa en medio de un debilitamiento de la fe y una hemorragia de creyentes. Entre las demás fuerzas vivas que siguen actuando en la Iglesia, la que representa el culto es particularmente relevante por la estructuración que le confiere una lex orandi continua.

    Ciertamente, se le han concedido, o más bien tolerado, algunos ámbitos de la vida eclesial, pero con demasiada frecuencia se le ha retirado con una mano lo que se le había concedido con la otra. Sin conseguir nunca hacerla desaparecer.

Desde la gran crisis inmediatamente posterior al Concilio, se ha intentado de todo en numerosas ocasiones para reavivar la práctica religiosa, aumentar el número de vocaciones sacerdotales y consagradas e intentar preservar la fe del pueblo cristiano. Se ha intentado todo, excepto permitir la "experiencia de la tradición", dar una oportunidad a la llamada liturgia tridentina. Sin embargo, el sentido común exige hoy con urgencia que se permita vivir y prosperar a todas las fuerzas vivas de la Iglesia, especialmente a aquella que goza de un derecho que se remonta a más de mil años.

    Que no haya malentendidos: este llamamiento no es una petición de nueva tolerancia, como en 1984 o 1988, ni siquiera de que se restablezca el estatuto concedido en 2007 por el motu proprio Summorum Pontificum, que en principio reconocía un derecho, pero de hecho lo reducía a un sistema de permisos concedidos con reticencia.

    Como laicos, no nos corresponde juzgar el Concilio Vaticano II, su continuidad o discontinuidad con la doctrina anterior de la Iglesia, la validez o no de las reformas que de él se derivaron, etcétera. En cambio, nos corresponde defender y transmitir los medios que la Providencia ha utilizado para que un número creciente de católicos conserve la fe, crezca en ella o la descubra. La liturgia tradicional ocupa un lugar esencial en este proceso, por su trascendencia, su belleza, su intemporalidad y su certeza doctrinal.

    Por eso simplemente pedimos, en nombre de la verdadera libertad de los hijos de Dios en la Iglesia, que se reconozca la plena y total libertad de la liturgia tradicional, con el libre uso de todos sus libros, para que, sin trabas, en el rito latino, todos los fieles puedan beneficiarse de ella y todos los clérigos puedan celebrarla.

 Jean-Pierre Maugendre,

Presidente de Renaissance Catholique,

París

El presente llamamiento no es una petición para ser firmada, sino un mensaje para ser difundido y retomado bajo cualquier forma que parezca oportuna, y para ser presentado y explicado a los cardenales, obispos y prelados de la Iglesia universal.

Si Renaissance catholique ha tomado la iniciativa de esta campaña, es únicamente para hablar en nombre del amplio deseo que se expresa en todo el mundo católico. Esta campaña no es suya, sino de todos aquellos que participarán en ella, la retransmitirán y la amplificarán, cada uno a su manera.

 

[Es importante que todos difundamos, en la medida de los posible, este pedido, sobre todo entre nuestros obispos y sacerdotes.)

miércoles, 20 de marzo de 2024

MARCELO VAN, UN APÓSTOL PARA EL TERCER MILENIO

Marcelo Van (1928-1959) es un joven que vivió en la primera mitad del siglo XX en Vietnam, muriendo a los 31 años de edad en uno de los campos de internamiento, trabajos forzados y reeducación comunistas de Vietnam. Una corta existencia, pero asombrosamente intensa y fecunda, partícipe de las rupturas, separaciones, pérdidas y sufrimientos de su generación y de su tiempo. Dotado de una sensibilidad espiritual fuera de lo común, encontró en santa Teresita del Niño Jesús su alma gemela, y en su pequeño camino de infancia espiritual su camino hacia la plenitud, hacia una felicidad insospechada, hacia la santidad.

Un muchacho con una existencia marcada por la humillación y el sufrimiento desde niño, pero que unido íntimamente a Jesús y a la Virgen, y más tarde también a santa Teresita, mantuvo la esperanza y la alegría poniéndose por encima de las humillaciones y de los sufrimientos morales y físicos que sufrió. Un alma con la quien el cielo estableció un asombroso diálogo de amor –y por medio suya también con nosotros–, en forma de coloquios o diálogos interiores a través de santa Teresita del Niño Jesús, de la Virgen y de Jesús. Un joven que recibió del Cielo el modo de transformar el sufrimiento en alegría.

 https://amigosdevan.es/

ORACIÓN POR LOS SACERDOTES

 


martes, 5 de marzo de 2024

SOBRE EL CELIBATO SACERDOTAL

 

Francisco quiere abolir el celibato.

¿Continuará la obra de destrucción del Papa?

Por Joaquín Heimerl

Los rumores en el círculo del Papa se multiplican: el celibato será víctima de la reforma "franciscana" de la Iglesia.

Sin embargo, el celibato es un indicador interesante, porque dondequiera que se cuestiona, la fe católica se ha evaporado.

Quien se distancia de Cristo siempre se distancia primero del estilo de vida que ÉL vivió. Esto se aplica a cada Papa, a cada obispo y a cada sacerdote.

Vista desde esta perspectiva, la traición al celibato no es otra cosa que una nueva traición a Judas, y ni siquiera el Vaticano parece temer cometer finalmente esta traición. Los heraldos del Papa ya lo están preparando: un alto prelado tras otro se pronuncia contra el celibato y espera recibir a cambio treinta denarios de Francisco.

El cardenal Alfons Maria Stickler (1910-2007), bibliotecario y archivero de la Santa Iglesia Romana, ya había descrito estas tendencias en 1993.

En su libro “El celibato clerical”,Destaca que el celibato nunca fue sólo una ley eclesiástica que pudiera simplemente abolirse. Al contrario: la abstinencia clerical se remonta a los apóstoles y se esperaba de todo el clero en la Iglesia primitiva. Si estaban casados, ya no podían tener relaciones sexuales con sus esposas después de la ordenación.

Stickler remonta esta práctica a 1 Corintios 9 y se refiere a las resoluciones correspondientes de los concilios de Tours (461), Gerona (517) y Auvernia (535). Deja claro que el celibato es más que una práctica rigurosa: se trata de Cristo y del sacerdocio del nuevo pacto. En otras palabras, es todo o nada.

Donde muere la fe en Cristo, muere primero la abstinencia. Y donde surgen herejías y cismas, la abolición del celibato es siempre un presagio, como lo demostró la introducción de la Reforma en Alemania e Inglaterra.

Visto desde esta perspectiva, el celibato es un indicador de fidelidad a Cristo y por eso la Iglesia siempre lo ha mantenido.

Por supuesto, esto también se debe a que el celibato se refiere a la esencia más íntima del sacerdocio: el sacerdote está vinculado a Cristo de manera sacramental y ontológica. Precisamente por eso el sacerdocio nunca se limita a una función externa. No es una "profesión" como las demás, sino una vocación sagrada, que exige todo el hombre y un corazón indiviso.

Ser sacerdote no es un trabajo a medias ni un trabajo a tiempo parcial, y quien no se sacrifica nunca podrá hacer el sacrificio de Cristo en el altar. Stickler llama a esto la “vida sacrificial continua” del sacerdote, que hoy obviamente se entiende tan poco como el carácter sacrificial de la Santa Misa.

Este sacerdocio del Nuevo Testamento ya no tiene nada que ver con el sacerdocio levítico de la Antigua Alianza, que practicaba la abstinencia cultual limitada únicamente al tiempo del servicio del templo, sino que lo supera en toda su esencia.

Esto, a su vez, se hace visible en el celibato, que según Stickler es mucho más que una “forma de vida apropiada” para los sacerdotes. Más bien, es necesario e indispensable; conecta a la Iglesia con Cristo a través de los apóstoles.

El hecho de que sólo la Iglesia católica haya conservado este vínculo la caracteriza realmente como "católica y apostólica"; se podría decir que el celibato es su marca y el sello santo de Cristo.

Si el Papa aboliera el celibato, estaría actuando contra los apóstoles y contra Cristo. E incluso si los hombres casados ​​(los llamados “viri probati”) fueran ordenados al sacerdocio, esto sólo podría suceder si se comprometieran con la abstinencia marital requerida por la Iglesia primitiva.

Hoy, sin embargo, la gente ya no quiere saberlo, porque ya no conocen a Cristo. Sin un conocimiento más profundo de Cristo y sin el sacrificio de una devoción total a Él, nadie puede ser sacerdote.

El cardenal Stickler demuestra esto en contraste con la corriente principal que se ha afianzado entre los reformadores en torno al Papa Francisco. Su libro deja terriblemente claro cuán lejos se ha alejado la Iglesia de Cristo.

Si el Papa aboliera el celibato, marcaría su declive final y revelaría su programa de reforma tal como es: una obra de destrucción sin precedentes.

Marco Tosatti 


NO EXISTEN BENDICIONES NO LITÚRGICAS

 

...Vale exponer que la bendición, en hebreo berakah, como acto espiritual y sagrado, conmemora, alaba la presencia de Dios e intercede, para que su poder descienda sobre la persona u objeto y los santifique; La presencia y el descenso se remontan respectivamente a Cristo y al Espíritu Santo: como, en los sacramentos, la anamnesis y la epíclesis. La bendición nutre y expresa la fe, mediante la señal de la cruz y la aspersión con agua bendita. La bendición es un sacramental, es decir, una extensión de la gracia del sacramento, que para ser recibido requiere una buena disposición para recibir el efecto principal del sacramento al que se ordena (ver Catecismo de la Iglesia Católica, a. 1667). Dado que la bendición no es compatible con un estado de pecado – no se puede bendecir lo que desintegra, consume, destruye – ¿a qué sacramento se ordena la bendición de una pareja irregular? No es cierto que la bendición no promueva ni justifique nada, porque implícitamente promueve “actos desordenados” y pseudo-unión. En el texto de la Fiducia Supplicans, la expresión "bendiciones de las parejas del mismo sexo" aparece explícitamente siete veces: pero no hay pareja del mismo sexo, porque son similares, y los similares forman una par, no una pareja. Por tanto, no hay bendición que no sea litúrgica, cuando la hace un ministro ordenado, que ejerce el munus sanctificandi con y en la sagrada liturgia, en nombre de la Iglesia. El artículo de Vatican News, por tanto, es engañoso y constituye una falsificación descarada, tal vez con la intención de complacer a la corte.

Pensiero Cattolico, Nicola Bux, 29-2-24

viernes, 1 de marzo de 2024

COMUNICADO DE LA FRATERNIDAD SACERDOTAL SAN PEDRO


Friburgo, 1 de marzo de 2024.

A petición de la Fraternidad Sacerdotal de San Pedro, el Papa Francisco invitó al padre Andrzej Komorowski, Superior general de la FSSP, a reunirse con él. Lo recibió en audiencia privada en el Vaticano el jueves 29 de febrero de 2024, acompañado por el padre Benoît Paul-Joseph, Superior del Distrito de Francia, y el padre Vincent Ribeton, rector del Seminario de San Pedro en Wigratzbad.

El encuentro fue una oportunidad para expresar al Santo Padre su profunda gratitud por el decreto del 11 de febrero de 2022, con el que el Papa confirmó la especificidad litúrgica de la Fraternidad de San Pedro, pero también para informarle de las dificultades encontradas en su aplicación. El Papa se mostró comprensivo e invitó a la Fraternidad de San Pedro a servir cada vez más a la comunión eclesial a través de su carisma. El padre Komorowski informó al Santo Padre que el decreto del 11 de febrero de 2022 fue dado el mismo día de la consagración de la Fraternidad de San Pedro al Inmaculado Corazón de María, en la fiesta de Nuestra Señora de Lourdes. El Santo Padre saludó esta coincidencia como un signo providencial.

Fuente : www.fssp.org 

Imagen: © Medios del Vaticano